Tres en uno

Ni los más conspicuos politólogos ni aquellos prolijos y eruditos comentaristas de la cuestión tenían ni una simple anotación en su moleskine antes de celebrarse las elecciones en Andalucía con la previsión de que la derecha, en su amplio espectro, llegaría –con el suma y sigue y el toma y daca– a mandar al purgatorio al Partido Socialista que a punto ha estado de gobernar cuarenta años más en esta tierra. Continuar leyendo →

Rabiosa mentecatez

Las redes sociales nos han engordado el espíritu de felicitaciones navideñas estos días, añorando a aquellas tarjetas con imágenes de hermosas pinturas alegóricas que solían llegar a casa, franquiciadas, a través del cartero y que luego situábamos semiabiertas, desordenadamente, en torno al abeto luminoso y al belén de barro y musgo. Hoy tendríamos que situar el teléfono móvil, el ordenador o la ‘tableta’ sustituyendo a aquellos tarjetones porque en ellos se guardan, sin orden ni concierto, los múltiples envíos de ‘felicitaciones’. Algunas son hermosamente entrañables, emotivas, fantásticas y llenas de ingenio, pero otras, están impregnadas de rabiosa mentecatez. El problema surge cuando algún primario, en esto de las plataformas electrónicas, le envías un mensaje mentecato y piensa que tú eres el autor, ignorando que la mayoría de ellos circulan por las redes sin identidad; los mensajes electrónicos son como escribió Manuel Machado de las coplas: «Hasta que el pueblo las canta/ las coplas, coplas no son/ y cuando las canta el pueblo/ ya nadie sabe el autor». Continuar leyendo →

Del no pasarán al ya hemos pasao

Nada que ver con los guerracivilistas cánticos pero los acontecimientos políticos de inesperado cambio en Andalucía me traen el recuerdo de Celia Gámez y su burlesco chotis. Es que, después de casi cuarenta años de gobiernos socialistas, era impensable que la derecha pasara y tomara el relevo en las instituciones andaluzas de la manera más democrática que permite la Ley Electoral. El varapalo a la izquierda, especialmente al Partido Socialista, ha sido tan imprevisible y desconcertante como lo fue la hábil moción de censura de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy que, en unas horas, disolvió como un azucarillo al gobierno del Partido Popular. Continuar leyendo →

Y paz en la tierra a los hombres…

Aunque no explícitamente, implícitamente, la frase litúrgica incluye al género femenino; no es porque yo quiera justificar el titular, que la sensibilidad feminista está a flor de piel, sino porque la RAE así lo interpreta. Y termina: «de Buena Voluntad». Recordando a Séneca (‘bona voluntas’) es lo que debe tener todo ser humano. Tenerla y ofrecerla a los demás esté sano o enfermo, sea analfabeto o ilustrado, pobre o rico, esclavo o libre. Continuar leyendo →

Ayuno y abstinencia

Los que somos propensos a la gordura por vía genética, si además no practicamos el senderismo, atrapados en el sedentarismo, y evitamos fumar cuyo vicio aumenta, según las estadísticas, –lamentablemente– lo menos perjudicial para mantenerse medio qué y sobrevivir hasta la fecha de caducidad, evidentemente, es llevar una dieta adecuada o ayunar de vez en cuando. Continuar leyendo →

Tres tomas al día

Dejamos una semana más, confusa y contradictoria, en donde las togas supremas –casi empatadas en criterios jurídicos– han decidido, tras una estéril polémica sobre el famoso impuesto de las hipotecas, que la banca debe pagar dicho impuesto establecido por Ley. Pero de nada han sido útiles tan tediosas y largas reuniones del Tribunal porque, a la mañana siguiente, después del café expreso, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, compareció para indignar a unos y contentar a otros, contradiciendo el veredicto de los jueces anunciando vox populi que los españoles que aspiren a hipotecarse no pagarán el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados sino las entidades financieras por obra y gracia de un decreto ley. Dicho así parece sencillo, pero los analistas avisan a navegantes y advierten de que los bancos existen para ganar dinero, no para perderlo. Continuar leyendo →

¿Quién vive y quién muere?

Hay que reconocer que pasear por las aceras o calles ‘peatonalizadas’ tiene sus riesgos desde que nos vemos obligados a coexistir ciudadanos a pie, en bicicleta, en patines o patineta porque esa amalgama está provocando con frecuencia más de un accidente, de menor o mayor grado, sobre todo en personas de edad avanzada y con dificultades de movilidad. Las autoridades municipales competentes deben arbitrar las soluciones. Continuar leyendo →

Injurias y ultrajes

Repasando las hemerotecas de los últimos años es fácil que lo dicho por el socialista Pedro Sánchez nos parezca extraño, confuso y totalmente incoherente con la actualidad que predica y pretende aplicar en esta súbita e inesperada gobernanza por la que apostó para derrocar a Mariano Rajoy, con la ayuda de la extremada izquierda y los nacionalistas, en la argucia de una moción de censura. Desde entonces estamos asistiendo, a veces con perplejidad, a un Pedro Sánchez –que como el gallego– no sabemos sí baja o sí sube. En él se produce la dicotomía del ‘sí, pero no y el no, pero sí’. Continuar leyendo →

El pan tiene miga

EEsta semana se ha celebrado el Día Mundial del Pan.Pero ¿qué ocurre, maestro, para que el pan nuestro de cada día sea malo? «Pues chico –respondió el adiestrado panadero– como dice el refrán, para avanzar hay que retroceder».

Llevo mucho tiempo utópicamente pensando que el tradicional y natural pan que se hacía en Granada y sus pueblos, de toda la vida, volviese al pasado y ganase terreno como producto de calidad y referencia. Salvando las distancias, de obradores y panaderos que aún conservan los buenos principios y que son popularmente conocidos, el pan en Granada, para el común consumidor ha llegado a límites deplorables. Lo estúpido del caso es que hay más pan que nunca porque se vende hasta en las gasolineras, pero en general, con escasa o nula calidad por la cicatera y torpe alineación mecánica en su producción.

Aunque el secreto está en la masa. Ya se sabe que un buen pan, que no se asemeje a una barra de chicle, se prepara con agua- que en Granada baja de las cumbres de Sierra Nevada, harina candeal- muy castellana, porque la huella de Castilla también quedó en nuestra tierra- levadura, o masa madre, y sal. Hay que mezclar los ingredientes, amasar dejar fermentar, dar la forma deseada volver a fermentar, cocerlo y comérselo frío. Pero si el secreto está en todos esos elementos no debemos desdeñar el fundamental proceso de hornear la masa en un buen horno de piedra y leña a ser posible. Como el hombre suele inventar inventos- unas veces acierta y otras no- creó los hornos eléctricos y desde entonces el pan, que compramos, es igual pero no es el mismo que aquel que, por ejemplo, repartían hace años en la capital los panaderos de Alfacar, en sacos de arpillera, casa por casa. Aquel pan de miga compacta y corteza crujiente hacía honor al popular dicho de ‘Pan tierno, pan de buen gobierno;pan asentado en hogar bien gobernado’. Y es que era frecuente guardar las hogazas en vasija de barro con tapadera de madera y, gracias a la calidad del producto, el pan nuestro se prolongaba algunos días para su consumo. Cuando se endurecía se aprovechaba para elaborar unas ricas migas con torreznos, pimientos y chorizo o se aplicaba como complemento de gazpachos y otros platos fríos veraniegos.

El pan ha sido y continúa siendo un alimento básico para la humanidad, aunque con el cambio de hábitos no le faltan detractores que aducen que engorda, frente a los que, como yo, defendemos que lo que engorda es lo que le acompañamos. Todo alimento con moderación, moderación no vinculada con la necesidad, sino con la voluntad de no ingerir calorías sin medida. No sé si alguna vez les he contado la anécdota del jovenzuelo que pedía a su padre un trocito de queso para un pan y cuando se sació pedía un queso para un trocito de pan.

Curiosamente el pan, actualmente, no sólo tiene miga. Puede contener cereales, frutos secos, huevo, mantequilla…y no se asombren, también plata y oro. No sabía yo que los paladares pudientes, más exigentes del mundo, saboreaban el pan revestido de láminas de metales preciosos. Aunque la interesante innovación no deja de ser un snobismo provocador cuando, en los países del llamado tercer mundo, mueren al día miles de seres humanos por falta del más sencillo, histórico y fundamental alimento. Como escribió Neruda… « plantaremos de trigo la tierra y los planetas, el pan de cada boca, de cada hombre, en cada día…»