EL DIFICIL CAMINO DE LAS CIUDADES HISTÓRICAS: EL CASO DE MONTEFRÍO

“La Ciudad Comprometida”

Hace tiempo escribíamos en este blog una reflexión sobre Montefrío (España), felicitándolo por la aprobación de su sensato planeamiento urbanístico municipal, lo que constituía sin duda un primer paso imprescindible de cara a la revitalización, modernización y recuperación de esta bella ciudad, y lo quisimos titular así: “El PGOU de Montefrío permitirá un crecimiento ordenado y sostenible”.

Como probablemente sabréis, se trata de una pequeña ciudad andaluza, encaramada en las faldas de una montaña abrupta y rodeada por un inmenso mar de olivos, configurando uno de los paisajes urbanos más singulares de España y seguramente de los más fotografiados y difundidos internacionalmente…

12212209_10203827550847725_750909232_n

Sin embargo, ni la mayor afluencia de visitantes que acuden ni aquella aprobación  de su plan urbanístico municipal están siendo suficientes para acelerar suficientemente su recuperación y regeneración urbana, como lo demuestra el “grito” que nos escribía recientemente Frank en un comentario a este blog:

“Es una vergüenza como se encuentra el Arrabal y Solana Alta”

Su Plan General de Ordenación Urbanística (en adelante PGOU) fue aprobado en Marzo de 2.012, y para la protección de su Conjunto Histórico (protegido a nivel nacional y andalúz) se programó la redacción de un Plan Especial de Protección y Reforma Interior en un plazo máximo de 3 años desde dicha fecha, con el fin de desarrollar y completar en detalle la ordenación urbana de la zona de valor patrimonial, tal y como prevé la legislación cultural.

Teniendo en cuenta que el ámbito del PGOU era la totalidad del municipio, le correspondió definir para la ciudad histórica las cuestiones de carácter estructural, esto es, sus características globales: su relación con el resto de la ciudad y con el paisaje circundante; la definición de los aspectos tipomorfológicos de sus diferentes barriadas para mantener la imagen urbana de la ciudad tradicional; e identificar los elementos (arquitectónicos, etnológicos, etc.) que debían ser catalogados y protegidos.

Y es por ello que se programó que  ya correspondería al Plan Especial completar dicha ordenación general con un estudio mucho más exhaustivo y detallado que definiera los mecanismos de protección y de renovación urbana que se entendieran necesarios, definiendo finalmente un instrumento de gestión suficientemente desarrollado, con características de norma legal de aplicación directa por el municipio, ya que podría solicitar a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía la delegación de dichas competencias, posibilitando que la autorización de los proyectos en general ya no requiriesen la autorización previa de la delegación territorial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

Por tanto, así concebido, el Plan Especial era obviamente mucho más que una exigencia de la legislación cultural española y andaluza, sino que se trataba de un instrumento técnico-normativo esencial para la protección de este conjunto histórico, para su revitalización urbana y para la recuperación de los barrios más degradados, en coherencia con los valores culturales sobresalientes que atesora Montefrío. Y en eso siempre hubo unanimidad entre los miembros de la corporación municipal, sus asesores técnicos y jurídicos, y el equipo d urbanistas que yo tuve el honor de dirigir.

Y a ese comentario/llamada de auxilio que nos ha escrito Frank recientemente, le he contestado lo siguiente:

“Ha sido tan grande el esfuerzo administrativo que ha tenido que realizar el ayuntamiento durante más de diez años (para aprobar su PGOU) que seguramente le faltan fuerzas o ganas de continuar con el paso siguiente de cara a la recuperación de su Conjunto Histórico, que consiste en la simplificación de los trámites burocráticos para la concesión de licencias y la clarificación normativa en el centro histórico para garantizar la seguridad jurídica a propietarios e inversores, un paso imprescindible para favorecer la inversión privada y la regeneración urbana… En definitiva: ahora debe procederse a la formulación del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Montefrío.”

Pero el caso es que ya han pasado cuatro años desde la aprobación del PGOU y no tenemos noticias de que se haya avanzado en ese camino… Lamentablemente no existen ayudas al municipio ni del estado ni desde Andalucía para la formulación de este instrumento esencial (Plan Especial), y por tanto su ayuntamiento se encuentra solo para ese menester, pero a pesar de ello, o precisamente por ello, queremos animarle a que continúe dando pasos históricos, que estén a la altura de lo que la sociedad globalizada espera y anhela de esta ciudad maravillosa.