¡Haz oír tu voz!

Hoy quiero hablaros de algo hermoso. Humilde pero importante… Alegrándome al comprobar, una vez más, que no suelen ser los trabajos más voluminosos -en cualquiera de sus aspectos- aquellos que más nos llegan al corazón y nos hacen soñar. Os cuento:

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *