De vaqueiros, corros, teitos y brañas… por el Parque de Somiedo

“Estábamos siguiendo el trazado sinuoso de un ancestral camino de herradura. Un sabio sendero cuyas piedras romas, tras miles de pisadas de los vaqueros y sus bestias, iban a susurrarnos algunas de las historias que mejor describen los usos y costumbres que por siglos se han venido dando en…”

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *