Y para rematar las vacaciones…

Durante las últimas tres semanas he podido descansar muchísimo la mente y el ánimo, y también “castigar” placenteramente cada uno de mis músculos subiendo y bajando montañas por sendas, veredas, trochas y mochas de belleza sublime. Entre medias de tales quehaceres, recibí una gentil invitación…

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *