Sembrando sospechas

Hace tiempo se puso de moda entre la clase política sembrar sospechas hacia la oposición. Con los propios tiraban directamente a matar, fuego amigo. No pasaba nada. Usted, reputado político, la dejaba caer, y que el resto se diese por imputado. Las huestes amigas bramaban eufóricas por el dardo envenenado o la puñalada en todo el pecho de ser ‘contrario’, o en plena espalda de ser ‘compañero’. Con frecuencia solo se trataba de la vieja artimaña de poner en marcha lo que vino en llamarse ‘el ventilador’, y a algunas facciones les venía muy bien, pues la ciudadanía acababa pensando que todos eran iguales, con lo que el insurrecto se perdía entre una masa monocolor y uniforme, y salía desapercibido entre el montón de corruptos y saqueadores que él mismo había inventado. Era como las salas de los espejos, en las que una imagen se multiplicaba de forma irreverente y al final solo rompiendo los cristales se llegaba a averiguar dónde estaba lo real. Pero aquí, por si acaso, nadie rompía nada, y el personal aguantaba el tirón. Y a otra cosa. Y funcionó, y muy bien, porque luego cada cual votaba a los suyos, y los críticos, los más exigentes, que también caían en la trampa del hastío, se quedaban en casa el día de las elecciones. Y como hay ideologías que siempre acuden a las urnas, aunque sea con la nariz tapada, acababa rentando la treta. En estos últimos días se ha vuelto a dar el caso. Montón ha debido dimitir por no citar autorías en su Trabajo Fin de Máster, lo que viene llamándose plagio. Animada la oposición, ha ido a la captura del pez gordo, de Pedro Sánchez, con Rivera a la cabeza, este animal político que no dudó en desnudarse hace años para hacer carteles, y que hace poco ha quitado de su currículum en el Congreso todos los títulos y estudios con los que lo había venido ornado. Y Sánchez, que es el primer presidente español que habla otras lenguas fuera de la intimidad, le ha dado con su tesis en los dientes. La población española está haciendo a paso ligero un máster gratuito sobre titulaciones académicas universitarias, sobre procesos y antiplagios. Que una investigación ha de asentarse en las previas, y que una vez citado, eso no es copia, ni plagio, eso es apoyarse en lo que hay para avanzar, y así lo hemos hecho y lo seguimos haciendo todos, porque es así como se debe hacer. Pero este ciudadano ha querido subirse a la ola, al igual que ha provocado la ola andaluza con sus declaraciones sobre el gobierno del sur. Está como loco buscando brillar, saltar por encima del PP, vestir sus desnudos a costa de lo que sea. Ahora, en estos tiempos, los falsos acusadores deberían sencillamente irse a casa tras haber pedido perdón públicamente. Pero quédese usted tranquilo, entonces como ahora la acusación falsa sale muy barata, y siempre habrá quien la escuche, por gozo interno o por aburrimiento. Casado, el líder popular que aprobó 18 asignaturas universitarias en un verano, calla en cuclillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *