Museo Picasso de Málaga 10 – Centro Lorca de Granada 3

Arriba, Sábado Santo a las 17h55, cinco minutos antes de abrirse el Centro Lorca. Como se aprecia, ni Perry, salvo el cartelito al fondo, con los horarios. Abajo, a la izquierda, horarios en la web del Museo Picaso de Málaga. Todo ordenado, disponible on line, actualizado, rematadamente claro y con un horario ininterrumpido todos los días de la Semana Santa de 10h a 20h, lo que suponen 10 horas al día y 70 horas a la semana.
A la derecha, la web del Centro Lorca, con un horario que solo se refiere a dos estaciones del año, verano e invierno. La pestaña se titula ‘Cómo llegar’, nada de horarios ni nada que facilite la visita al turista o simplemente, a quien quiera conocer el Centro Lorca.

 

Como estamos en primavera, vete tú a saber qué horarios tiene, Espera, alto, hay un cartelito en la entrada al Centro Lorca que lo explica bien: Cierran tres días y medio, es decir, la mitad exacta de la Semana Santa. Como los horarios son tres horas por la tarde y tres por la mañana, al mediodía está cerrado a cal y canto, la media en toda la Semana Santa son tres horas del Lorca frente a las 10 del Picasso.

¿Cómo se explica entonces esta batería de declaraciones? Porque, según las altas autoridades, el Centro Lorca es, nada más y nada menos que:
-«El foco internacional que va a cambiar la vida cultural y será un foco de riqueza en todos los sentidos», en palabras de Laura García Lorca
-El «espacio excepcional que va a recoger el legado universal del poeta» y que aspira a convertirse «en un centro de excelencia con una programación de calidad», según el consejero de Cultura
-El, en fin, «eje, activo cultural y mascaron de proa de la ciudad», según el regidor granadino,

Al final, con el Legado Lorca recién llegado y con una ciudad de Granada llena a rebosar de visitantes durante esta Semana Santa que ya termina, si fuera un partido de fútbol, el titular informativo sería (cambiamos horas por goles): Museo Picasso de Málaga 10 – Centro Lorca de Granada 3. Luego, como dice mi buen amigo Jesús Lens: “Las comparaciones con la Málaga cultural duelen en la Granada oficial e institucional, pero ¿no sería hora de demostrar con hechos, y no con palabras, lo de Granada como Capital Cultural (o lo que sea)? Porque el crédito discursivo y de buenas intenciones empieza a terminarse”.

La crónica completa, portada del diario IDEAL de este domingo, en este link: ‘El Centro Lorca pasa desapercibido para la avalancha de turistas de Semana Santa’

 

 

Lloran las favelas en Granada

Granada celebra esta semana su primer seminario internacional Con Paz. Se trata de combatir la violencia sin violencia. Quieren compartir sus experiencias para ayudar a los vecinos de Granada que viven en los barrios de la Zona Norte, un distrito en el que el año pasado sucedieron tres asesinatos y donde las mafias de la marihuana han creado un problema de salud pública donde los cortes de electricidad son solamente uno de los efectos colaterales perjudiciales.

Su forma de trabajar nace de “la percepción de que los espacios públicos y las calles de nuestras ciudades pueden ser valiosos espacios de encuentro, de convivencia ciudadana intercultural. Pero también pueden convertirse en espacios de hostilidad, donde los conflictos no son regulados e impera el recelo y la desconfianza. Las comunidades, las ciudades y sus barrios son por tanto espacios privilegiados para construir una cultura de paz, para alcanzar una paz positiva que, como propone Vicent Martínez Guzmán, se sustente en la justicia social, el cuidado de las personas y en los Derechos Humanos”.

Como nos recuerda la Carta de Maré – Manifiesto de las Periferias, las periferias son elementos centrales de la ciudad en tanto que “le proporcionan identidad, sentido y humanidad”. “Entender la ciudad en su pluralidad es reconocer la especificidad de cada territorio y al mismo tiempo afirmar la condición ciudadana y el protagonismo de todos sus residentes”. La construcción de ciudades de paz implica la realización del derecho a la ciudad para toda la ciudadanía y la colaboración multinivel de las administraciones públicas, profesionales y ciudadanos/as en el desarrollo de las políticas públicas. Con este seminario se busca conocer experiencias internacionales en el abordaje de las violencias y la construcción de espacios de paz en contextos de exclusión.

La presentación de este seminario fue el miércoles en el Ayuntamiento de Granada, donde conocimos a expertos venidos de Colombia y México, que compartirán aquí en Granada su experiencia en formar territorios de paz gracias a la cohesión social en su lucha contra el Narco.

También ha venido un profesor de la Universidad de Birmingham que documenta en el Gran Manchester los casos de violencia y abuso policial contra las minorías.

Por la noche, llegaron los brasileños, los que trabajan en las favelas. Tuve la suerte de conocerles y sumarme a la tertulia que siguió a la cena celebrada en un bonito restaurante de Granada. Me encantaron, su acento y su compromiso, sus ganas de trabajar y de ayudar, su absoluto convencimiento en la necesidad de encontrar soluciones para la gente que las necesita. Ella se llama Raquel Villadino, y es la directora del Observatorio de las Favelas de Rio de Janeiro. Nos dimos las buenas noches y nos citamos para seguir hoy.

Esta mañana, las sonrisas han sido lágrimas. Marielle Franco, ha sido asesinada a sangre fría. “Mujer feminista, negra e hija de la favela. Así se definía Marielle Franco, la quinta concejala más votada en las pasadas elecciones municipales de Río de Janeiro (Brasil), celebradas en 2016. Este miércoles, Franco fue asesinada en el centro de la ciudad tras participar en el debate Mujeres negras moviendo estructuras”, escribe en La Marea Luna Gámez.

Los expertos nacionales e internacionales, los trabajadores sociales, los técnicos municipales, los miembros de Anaquerando, los de ICI, todos los participantes, han guardado est amañana un minuto de silencio en recuerdo de Marielle Franco, víctima de la violencia en su lucha por la paz. Las favelas han llorado en Granada. Y las lágrimas de Raquel Willadino, directora del Observatorio de las Favelas de Río de Janeiro son la prueba de que hay que luchar, de que todo el camino está por recorrer. De que el mundo es de los valientes, que pagan con su propia vida su lucha por un mundo mejor.

Comunicado del Seminario Internacional Con Paz

Granada y diez bares para mis amigos riojanos

Mi abuelo Antonio, el padre de mi padre, era de Pipaona de Ocón, en La Rioja, más conocida la localidad como ‘Cuatro luces’. Te puedes imaginar por qué. Así que por sangre, tengo un cuarto de riojano que me hace sentirme de lo más orgulloso. Viene a cuento porque he tenido la suerte de recalar varias veces por Logroño. La última vez, por cierto, un frío día de comienzos de enero de 2016, a propósito del Festival Actual, donde resucitó 091 veinte años después del mítico concierto de Maracena.

Logroño tiene una gastronomía de fábula. De sentarse a comer o de tapear a pie de barra. Por esta razón, doy Fe, nos hemos liado Jorge Alacid, periodista del diario La Rioja que tiene un blog sobre gastronomía de lo más sabroso, ‘Logroño en sus bares’, se llama, y estamos recomendando a nuestros lectores las mejores tapas de Logroño y Granada.

Jorge Alacid ha roto el hielo y ya ha publicado un artículo con el título ‘ Diez pinchos de Logroño… para un amigo de Granada‘ . Esta semana que viene, me toca a mí recomendar una buena selección de bocados granaínos para sus lectores riojanos. Mucho pescaíto del Sur, mucha tradición nazarí y mucho producto natural de la Vega de Granada, Y un par de platos que me encantan que se han colado en esta lista por derecho.

Recuerdo que la costumbre granaína es ofrecer una taa con la bebida y a veces son tan generosas que son bocadillos o platos enteros con colmo de calaamres con patatas. Por eso, verás que en la mayoría de las sugerencias pongo un plato a pedir que se paga y la tapa que suelen ofrecer en primer lugar como cortesía. #ÑamÑam

1-La Esquinita de Javi – Coquinas


Un plato de coquinas en La Esquinita de Javi y a volar en el océano de la felicidad. Frescas como ellas solas llegan a ser descaradas. Ese punto de sal y el contrapunto, leve, limonero, es un mar de sabor que pareciera que se ha perdido en el pasado o peor aún, en el último verano que las probamos. Aquí las tienen a diario (salvo lunes) y son un manjar.

La Esquinita de Javi
Plaza Mariana Pineda
Tapa: Arroz que te mueres

2-Patio Braserito – Alcachofas

Mi amigo Paco cree en que la comida se hace con cariño y los mejores productos. Por eso un plato estrella que le llama él, con sus huevos, papas y jamón, se convierte en el Braserito en una cumbre celestial. Y ama los productos de la Vega de Granada, por ejemplo, las alcachofas, que te ofrece de varias maneras todas irresistibles:
-Alcachofas Fritas con Crema de Torta del Casar y Miel de Caña

-Alcachofas con jamón de la Alpujara
-Alcachofas rehogadas con reducción de Pedro Ximénez y Piñones

Patio Braserito
Virgen del Rosario, 7
Tapa: Queso de Cerdo

3-Bar Candela – Guindillas

Mikel, el dueño, es del Antiguo, barrio de Donosti junto a la playa de Ondarreta. Lleva con esta taberna maravillosa cerca de 25 años en el barrio judío del Realejo de Granada. Triunfa con las guindillas, que las ofrece en tapas con las bebidas o en un montadito que llama Donostiarra en honor a nuestra querida ciudad de San Sebastián. Simple como la cocina de la Amatxu: Una rebanada de pan, Bonito del Norte, una anchoa del Cantábrico y una guindilla de las que pique. Chorro de aceite virgen extra del Sur y en dos mordiscos estás pillando olas en la Concha. Te lo juro.

Bar Candela
Calle Santa Escolástica
Barrio del Realejo

Bar Papaupa – Ceviche

Ceviche de vieja receta santanderina, de la provincia colombiana de Santander, de donde Marga, la dueña y cocinera, se la trajo como un cantecito desde su querida ciudad de Cúcuta. Gambas frescas con un aliño distinto para los ceviches a base de zumo de lima y cebolla roja. Si se acabara, cruzarías a nado el Atlántico para probarlo de nuevo. Garantizado. 

Bar Restaurante Papaupa
Calle Molinos
Tapa: Pastel colombiano, con verdura y al horno

5-El Trasgu – Cachopo y croquetas de cecina


Una bechamel suave, como de la abuela, con unos trocicos de cecina de buey que, por supuesto, se deshacen en la boca y, empujadas por una buena sidrina, se asientan en el hueco que nos queda en el estómago después de este recorrido gastronómico. Del cachopo, el reto de comértelo hasta el final.

El Trasgu
Campo del Príncipe
Tapa: Queso asturiano

6-Bodegas Castañeda – Jamón Joselito

El producto es el producto. En las Bodegas Castañeda, añejas y con sabor a taberna de viejo, tienen distribución de jamones Joselito. De tapita te pondrán olivas y unas tiras de queso gastado y potente de sabor. Pide entonces un plato de Joselito y verás que parece que le han sacado brillo a esas lonchas justo antes de sacarlas de la cocina. Pensarás entonces que a veces se nos ha olvidado el sabor, la textura, el olor de un producto único, que cuando pasa por nuestros centros genera tantas dosis de placer que se convierten ya, para siempre, en adicción.

Bodegas Castañeda
Calle Almireceros, esquina con la Calle Elvira y muy cerca de Plaza Nueva
Tapa: Aceitunas y morcilla de Graná

7-Bar Los Caracoles

No tengo claro si este bar es bueno por sus caracoles o por si, simplemente, está en el Albaicín. Un barrio único en el mundo, Patrimonio de la Humanidad, recogido y mágico. Si ahora le sumas a sus calles estrechas una plaza empedrada bajo la sombra frescas de sus árboles, pides una caña y un plato de caracoles, pequeños, en cazuelita de barro, con una salsa picantita… Te chuparás los dedos. 

Bar Los Caracoles
(Plaza Aliatar. Albaicín)

8-Chikito – Solomillo Nazarí


Chikito es el apodo del Gran Luis Oruezábal, recientemente fallecido, exjugador del Granada CF y dueño de este rincón de Granada que es el centro del mundo. Aquí se viene a comer recio y rico. Las tapas son gloriosas pero no queda ma´s remedio que sumergirse en las especialidades granaínas, donde encontraremos las típicas habitas con jamón o la tortilla Sacromonte. Pero nos rendimos ante el solomillo Nazarí, que es como suena. Un buen trozo de carne gorda, tierna y sabrosa con una salsa deliciosa, ecléctica, tan misteriosa como la propia magia de la noche y la luna sobre la Alhambra.

Restaurante Chikito
Plaza del Campillo
Tapa: Bolas de ensaladilla

9-Aliatar – Bocadillos



Su lema lo deja claro: desayunos, meriendas y bocadillos. No hay más. pero es todo. Probablemente, dos de las comidas más apreciadas en nuestro país y una forma de prepararla, el sacrosanto bocata, que en este santuario que hay detrás de Puerta Real, el centro geográfico de la ciudad, produce colas en la entrada como si de una santa peregrinación se tratara. Los bocatas se sirven en dos tamaños y siempre ofrecen la posibilidad de acompañarlos con un alioli compacto, denso, tupido y tóxicamente delicioso. Al viejo estilo, tradicional y simple, en las paredes se apuntan las especialidades de la casa, divididas en una ya casi olvidado ‘bocadillos fríos’, y ‘bocadillos calientes’. De toda la vida, y que siga así por siempre jamás.

Bar Aliatar
Calle San Sebastián, 4

10-Cunini – Migas

Cuando mi madre viene a Granada desde San Sebastián, vamos al Cunini. Eso ya es mucho decir. Tiene una decoración retro que te hace sentir especial desde que cruzas el quicio de la puerta. A partir de ahí, a tapear. Hay angulas frescas y marisco fino. En la barra, recomiendo pedir siempre gambas de cualquiera de las maneras y de tapa nos pondrán como detalle unas minicroquetas que te convierten en pez mojado detrás de una roca. Son esos sitios donde el pescado se sirve frito o a la plancha y en el que te puedes permitir un capricho con sabor a pecado. No me resisto a recomendar a mis lectores un plato que descubrí en Granada y que es típico, gusta por igual a niños y mayores y se llama migas. Las migas se comen con lo que quieras, con melón y con granadas, con trocitos de carne o con boquerones. Pruébalas en Cunini, y ya me contarás.

Marisquería Cunini
Plaza Pescadería 14

 

 

Diez pinchos de Logroño… para un amigo de Granada

Mi abuelo Antonio, el padre de mi padre, era de Pipaona de Ocón, en La Rioja, más conocida la localidad como ‘Cuatro luces’. Te puedes imaginar por qué. Así que por sangre, tengo un cuarto de riojano que me hace sentirme de lo más orgulloso. Viene a cuento porque he tenido la suerte de recalar varias veces por Logroño. La última vez, por cierto, un frío día de comienzos de enero de 2016, a propósito del Festival Actual, donde resucitó 091 veinte años después del mítico concierto de Maracena.

Logroño tiene una gastronomía de fábula. De sentarse a comer o de tapear a pie de barra. Por esta razón, doy Fe, nos hemos liado Jorge Alacid, periodista del diario La Rioja que tiene un blog sobre gastronomía de lo más sabroso, ‘Logroño en sus bares’, se llama, y vamos a recomendar a nuestros lectores las mejores tapas de Logroño y Granada.

Jorge Alacid ha roto el hielo y ya ha publicado un artículo con el título ‘ Diez pinchos de Logroño… para un amigo de Granada‘ . La semana que viene, me toca a mí recomendar una buena selección de bocados granaínos para sus lectores riojanos.

Disfruta ahora, paladea la enorme selección que trae Jorge para nosotros. Empieza así:

1. Bravas. Las del Jubera. Las hay por doquier repartidas en formato cazuelilla por todo el mapa logroñés, pero como ya advirtieron los lectores de este blog (y ellos no pueden equivocarse): las mejores patatas bravas se sirven en esta acreditada casa de la calle Laurel, antes bautizada como La Mejillonera (yo la sigo llamando así). Despachadas como le gustan a un servidor: con simpatía. Con mucha simpatía. Crujientes por fuera, mullidas por dentro, justas de picante y tarifadas a precios de antes del euro. Gloria bendita: santo y seña de Logroño. (Jubera, calle Laurel 18).

Y ahora, sigue leyendo en este enlace los nueve pinchos restantes en el blog de Jorge

El Ruido Rosa vuelve. Larga vida al Ruido

“Sí, amig@s, el bar que durante tres décadas ha sido referente del ocio y la cultura musical granadina vuelve a abrir sus puertas, manteniendo el mismo espíritu que nos ha caracterizado desde 1987. Esta nueva etapa coincide con el 30 aniversario del @pubruidorosa, lo que hace que todo sea aún más especial”.

Este escueto mensaje en las Redes Sociales ha devuelto sonrisas e ilusiones a todo quisqui en Granada del trasnoche y la birra. Lo explica Juan Jesús García en su crónica de hoy del IDEAL: “Treinta años debía de cumplir este invierno el legendario garito de ‘rock and roll’ Ruido Rosa. Pero en primavera, Víctor García Lapido, su propietario entonces, comunicaba abruptamente que arrojaba la toalla ‘rosa’: ‘Nuestro empeño ha sido difundir la cultura musical en todas sus formas, contribuir a crear una escena musical alternativa a la corriente mayoritaria y también, por supuesto, hacer de Granada una ciudad más divertida. Pero nos vemos obligados a decir adiós. Han sido tres décadas en las que hemos formado una gran familia en torno al Ruido Rosa, un lugar en el que nos hemos visto reír y llorar, amar y odiar, cantar, disfrutar en la búsqueda constante del mejor arte. Tras las puertas del Ruido hemos sido capaces de crear un pequeño espacio para la libertad, pero ahora esa libertad no es posible’. Un pequeño texto que provocó un huracán de opiniones y manifestaciones de adhesión, tantas que no cabrían ni en diez Ruidos Rosas”.

El final de la crónica, asimismo, para enmarcar: “En esta nueva etapa, que comenzará mañana con el olor a pintura fresca todavía desprendiéndose de las paredes, se pretende entrar a formar parte del circuito Granada Ciudad del rock y programar sus habituales conciertos en ‘petit comité’ «en la medida que la legalidad lo permita, y si todo juega a favor el Ruido volverá a ser el escenario más cercano de la ciudad», concluye Vela, rodillo de Titanlux en mano. A Ruido muerto, Ruido puesto. Larga vida al Ruido”.

Hay que recordar las razones por las que el Ruido Rosa decidió cerrar sus puertas: “Las razones del cierre del Ruido Rosaestán cristalinamente explicadas por los propietarios y trabajadores en el comunicado publicado esta mañana de martes en Facebook con el título ‘Esta no es manera de decir adiós’. Lo desgranamos en una serie de píldoras que dejan claro que las administraciones, Ayuntamiento de Granada y Junta de Andalucía, son las señaladas como culpables directas del cierre, por su “afán recaudatorio”, por sus gestos destinados a complacer al “turismo”, en clara referencia crítica al proyecto ‘Granada Ciudad del Rock’, del que dicen que tiene que proteger y no destruir el tejido musical existente en la ciudad: “El apoyo a la escena musical de nuestra ciudad no debe consistir sólo en gestos y proyectos de cara al turismo”, escriben.

Adiós a los funerales, hola a los bautizos, nos vemos mañana en el Ruido Rosa. Larga vida al Ruido.

NO TE LO PIERDAS 1
-El vídeo de Niños Mutantes desde el mítico Carmen Rodríguez Acosta. Aquí tienes la crónica.

NO TE LO PIERDAS 2
-«Quiero dejar el cadáver más feo y usado del mundo». Ernesto ‘Éric’ Jiménez Linares, baterista de KGB, Napoleón Solo, Lagartija Nick, Evangelistas y Planetas ha puesto a la venta ya la segunda edición de ‘400 Millones de Golpes’ .La primera se agotó a lo largo del viernes, día de su publicación. Se trata un volumen lleno de vida, historia, anécdotas, confesiones, situaciones extremas, pero sobre todo buen humor, el salvavidas que ha permitido a su autor llegar al medio siglo de existencia. Paralelas a las peripecias de su autor discurre la vida musical en Granada y en nuestro país, desde los primeros ochenta hasta el año pasado y los anhelos y sueños y realidades de buena parte de los compañeros de generación que escogieron la música para vivirla.
¿Cómo se le ocurrió escribir su vida? ¿O ‘se lo ocurrieron’?
–‘Me lo ocurrieron’. Yo siempre he tenido interés en en contar algo de mi vida porque considero que no era una vida muy normal. A mí me daba mucha pereza ponerme a escribir, pero Holden Centeno me vino con una propuesta editorial y vi el momento ideal.
El viñetista Romeu llamó a su autobiografía ‘Ahora que todavía me acuerdo’… ¡tiene una memoria privilegiada!
–Perfecta. Me acuerdo perfectamente de todo y no solo me acuerdo de los hechos, también hasta de los escenarios de cada suceso. Podría recordar perfectamente incluso el mobiliario de todos los sitios donde me han sucedido las cosas que cuento, tengo una memoria fotográfica privilegiada.