20140715.- FOTOGRAFIA: GONZALEZ MOLERO. REPORTAJ SOBRE LA CHANA.

Este verano La Chana practica el ‘tuneling’, que consiste en hacerle todo tipo de micro-obras al túnel bajo las vías del tren a su paso por el barrio. Ese túnel de ciencia ficción sobre el que se han proyectado tantas ilusiones e ideas supone que cruzarlo ahora es como agachar la cabeza ante la derrota.

El túnel, cual muro de la vergüenza, divide y separa las aspiraciones de los chaneros para proyectar su barrio al siglo XXI.

En un lado, a las dos veras de la Carretera Antigua de Málaga, el barrio antiguo de La Chana, consolidado, amable y con sus servicios a tutiplén. Sí, hay carencias y proyectos por diseñar, pero es un barrio popular con alta calidad de vida.

Al otro, tras cruzar el túnel bajo las vías, se encuentran las aspiraciones ilusionantes que todavía no han cuajado. Sí están los tres centros educativos en los que se forman generaciones de chaneros, sí está el gimnasio moderno y dotado de todo tipo de instalaciones y el edificio Apache, solitario y aislado, espolón de un proyecto que la crisis se ha llevado por delante pero que algún día resurgirá.

En el medio, como trinchera, herida abierta, el soterramiento de las vías que no llega, el AVE que tampoco, el bulevar de Las Perlas que no es más que una lámina de cemento solitaria donde los padres se tienen que sentar en el suelo mientras sus hijos juegan, sin bancos, papeleras ni tan siquiera iluminación.

Esta semana, el grupo municipal socialista visitó la zona con los representantes vecinales de La Chana, y se plasmaron las críticas. En este caso concreto ocurrió por el ensanchamiento de aceras para cruzar el túnel, que fueron calificadas como “parches” y se exigió por ello “una solución global”.

Respecto a las obras de ampliación del acerado, empezaron con la semana«y esperamos que estén terminadas mañana mismo (por hoy)», informaron desde la Concejalía de Mantenimiento que dirige Juan Antonio Mérida, también alcalde en funciones.

«Teníamos denuncias, documentadas con fotografías, de que los minusválidos no podían pasar de forma cómoda por debajo del puente por la estrechez de estas aceras», explicaron. «Por esta razón, se están ampliando casi un metro cada una de las dos aceras para que sean accesibles y permitan el paso de las sillas de ruedas».

El coste de esta inversión asciende «a los 1.600 euros» y «con tan poca cosa se está aliviando un gran problema que afectaba a bastante gente», terminó.

MÁS INFORMACIÓN
-Por el bulevar de los sueños rotos (Leer el link)
-El PSOE exige al equipo de Gobierno del PP una solución inmediata para el bulevar de La Chana (Leer la información en este link).

CRÉDITOS
-La fotografía es de González Molero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *