Etiqueta: alcalde

Paco Cuenca: “Yo me presento para ser alcalde de Granada”

Con Paco CuencaOK

Mayo de 2010.
Paco Cuenca, que es desde hoy el nuevo alcalde de Granada, celebra el ascenso a Segunda División A del Granada CF en la Redacción de IDEAL. El periódico reunió aquella tarde a las viejas glorias del equipo y a notables de la ciudad y vimos el partido todos juntos. Nervios, sufrimiento, compañerismo y, al final, la victoria.

Es exactamente lo que le ha pasado a Paco Cuenca desde que se presentó como cabeza de la lista socialista por Granada para tratar de recuperar la Plaza del Carmen, donde el popular Torres Hurtado ganaba, ganaba y no dejaba de ganar.

Tras el fracaso de Moratalla, que ganó la alcaldía cuando tocaba perderla y la perdió cuando tocaba ganarla (en frase suya), y tras el fracaso de Torres Vela (que parecía más bien el candidato del stablishment y Torres Hurtado el del pueblo), el PSOE se sacó de la manga a un cuarentañero que venía de ser delegado de Obras Públicas y también de Innovación de la Junta en Granada, titulado universitario, guapo, atractivo, al menos, muy presentable, chanero de La Chana y Olé y más de Graná quelarcodelvira.

Todo el mundo decía entonces que “le ponen para que pierda y se quede” en la oposición. Y ahí se ha quedado, aguantando las mayorías absolutísimas del Partido Popular de Sebastián Pérez y de José Torres Hurtado hasta que, de repente, en un chiflío, al chiringuito se le han caído hasta los palos del sombrajo y la vara de mando de alcalde se ha posado, levemente como el ala del leve abanico, sobre su mano acostumbrada a perder y que sabe que ahora toca ganar.

“Javi, de veras, yo me presento para ser alcalde de Granada”, me confió en la campaña electoral de mayo de 2011, con unas cañas ambos en las manos, en el Cunini. Me había citado para charlar, para hablar, para escucharme. Me sorprendió, en efecto. Pero fue un rato agradable donde tuve la fortuna de conocer a la persona que hay detrás del candidato y político Paco Cuenca. Esto, para un periodista, es oro molido.

Han pasado cinco años en los que nos hemos visto prácticamente a diario en las galeras de la Plaza del Carmen, donde la oposición trabajaba frente a la maquinaria del Partido Popular en unos despachos destartalados, como viejas mesas y sillas de oficina, sin apenas cobertura y con una conexión a internet que ni en Corea del Norte. Siempre estaba por ahí también Carlos Morán y muchos otros compañeros de los medios.

La verdad, es que ahora que va a cambiar todo, voy a echar de menos esos despachos donde nos pasó de todo. De todo. Era un ecosistema en sí mismo.

Ahora, me imagino que Paco Cuenca, mañana viernes, en su primer día de mandato como alcalde de Granada tras la sesión de investidura de hoy, se levantará como acostumbra para llevar a sus hijos al cole y después pedaleará Reyes Católicos arriba y candará la bici en la Plaza del Carmen. Sería algo más que un signo o una reivindicación.

También me gustaría que volviera al Papupa, donde celebramos uno de mis cumpleaños en los que pinchaba un barril, y que en ese local alguna banda local esté dando un pequeño concierto en directo.

Mi lista de deseos puede llegar a ser infinita. Pero voy a pedirle algo más. Que siga escuchando a todos los granadinos y granadinas, a toda la gente, a todos. Que no deje de escuchar a ninguno. Y que les responda a todos.

Mientras, seguiremos estando en la Redacción de IDEAL.

 

 

El alcalde de Granada lee el Ideal

DoblePortada02

A la izquierda, portada de este pasado domingo con el informe de IDEAL titulado ‘Albaicín. Bajo el peso de los años’, donde se detalla medio siglo del barrio con todos sus problemas, los datos del envejecimiento de la población, la falta de niños, la ausencia de un plan urbanístico, la opinión de todos los grupos políticos municipales y reportajes específicos sobre la educación y la seguridad, así como testimonios de todo tipo.

Estos trabajos periodísticos no caen en saco roto. El alcalde, José Torres Hurtado, se lee el Ideal. Según avanzaba la jornada, ideal.es publicaba:

“Junta y Ayuntamiento negociarán un convenio de inversiones para el Albaicín”
“El alcalde desvela que el gobierno andaluz está dispuesto a financiar obras en el barrio, pero sigue reclamando parte de los ingresos de la Alhambra” (Lee en este link toda la información)

Sigamos. A la derecha, la portada de hoy mismo, donde se constata que Granada lleva ya todo un año sin tren, lo que le convierte en la única capital española sin conexión ferroviaria. En mi muro de Facebook he publicado esta mañana el siguiente texto:

“Bla-bla-bla-blá La Junta. Porque bla-bla-bla-blá el Gobierno de Rajoy. Que no que bla-bla-bla-blá la culpa es de la herencia recibida de ZP. Bah. Y una pollah. Bla-bla-bla-blá la culpa es de Rajoy y de la ministra Pastor. Para nah. Bla-bla-bla-blá la culpa es del alcalde de Graná que lleva 14 años y ni AVE, ni estación en la plaza de Europa, ni estación de Moneo y seguimos con la estación de la Señorita Pepis. Lavin compae que no. Que bla-bla-bla-blá que Susana Díaz dice que vendrá soterrado…
La realidad: Granada lleva ya un año sin tren y es la única capital española sin conexión ferroviaria
Dos reflexiones:
1-Política: ¿Tenemos la clase política en Granada que merecemos?
2-Periodismo: Para cuando se nos critique, recordar qué medio denuncia y fiscaliza la labor de nuestros políticos respecto a los intereses generales de Granada.
Y un +1 como una catedral para María Victoria Cobo Cueto, Alfredo Aguilar Rubio, Quico Chirino y todo el equipazo de la Redacción de IDEAL”.

Y, por si no fuera suficiente la declaración del alcalde sobre el Albaicín ¡lo hace también del AVE!

“El alcalde pide a Fomento que marque una fecha para la llegada del AVE”
“Torres Hurtado se ha mostrado ‘enfadado’ por la falta de concreción en las obras de la alta velocidad al cumplirse un año sin conexiones ferroviarias” (Lee la información en este link)

Así que tendremos que seguir haciendo nuestro trabajo.

Albaicín, Pintadas, Cámaras y La vida de Brian

Romani Ite Domun

La escena es un clásico del Séptimo Arte y sirve para explicar lo que sucedió ayer en el Albaicín. Someramente, Torres Hurtado se plantó en el Arco de las Pesas y propuso poner cámaras de videovigilancia para evitar las pintadas (lee en este link la info de M. V. Cobo).

La instalación de este tipo de videovigilancia en espacios públicos tiene que ser autorizada por el TSJA. La propuesta, viva la Hemeroteca de IDEAL, tampoco es nueva. Ya se le ocurrió hacer lo mismo en el centro en 2008, pero para evitar los robos. El TSJA le respondió más o menos que también podía servir para evitar el deterioro del patrimonio y le dejó la puerta abierta. Pero nada ocurrió.

Un paseo por el barrio del Albaicín sirve para tomar el pulso a la medida en boca y sangre de sus vecinos, quienes certifican que les da igual “que las pongan, que no las pongan o que las dejen de poner, porque no va a servir para ná”.

Igualmente, otros vecinos sostienen que “lo que pretenden es matar dos pájaros de un tiro y tenerlos controlados”. Algo que no les gusta nada. Sí es verdad, que otros dicen que si sirve para evitar los robos, los tirones y las pintadas, “pues que bienvenido será”.

En cualquier caso, el sentir y el dato cierto es que el Albaicín sigue abandonado por las instituciones y que nadie se explica cómo esto es posible.

Quizá, y solo quizá, la próxima vez que pillen in fraganti a un pinturitas de estos haciendo pintadas de las suyas, puedan emplearse a fondo con él cual decurión romano y obligarle a escribir cien veces por todo el Albaicín algo así como “No volveré a ensuciar con pintadas el Albaicín”, con el resultado clásico que todos conocemos de la película La vida de Brian. Tiene pintas de que va a ser más efectivo.

DEBATE
¿Qué harías tú para evitar la plaga de las pintadas en el Albaicín y en Granada?

 

 

 

Alhambra 12 – Granada 8

pp-granada-ramon--575x323 OK

El Partido Popular de Granada ha presentado este sábado por la mañana en Plaza Nueva sus propuestas para la Alhambra. El documento apenas suponen tres folios por una cara con apenas mil palabras, tres ejes de actuación con cuatro puntos cada uno de ellos. Es decir, doce propuestas.

Pero en estos tres folios por una cara, en los que la palabra ‘Granada’ aparece ocho veces y ‘Alhambra’ hasta otras doce veces, se encuentra buena parte de la campaña electoral del PP granadino para ganar las elecciones, mantener los votos y seguir siendo equipo de gobierno.

Ya no hay carriles bici que cargarse como hace doce años, ya no hay metro que mantiene la ciudad patas arriba y la batalla del AVE puede ser un tiro por la culata de la estación en la rotonda de la Plaza de Europa. Casi mejor dejarlo.

¿Que queda en unas elecciones municipales?
La Alhambra
Y el PP de Granada no va a dejar pasar la oportunidad.

MÁS INFORMACIÓN
-La propuesta del PP para la Alhambra separa la gestión artística de la comercial (Leer la crónica en este link)
-Las propuestas del PP para la Alhambra, una a una (Leerlas en este link)

Un alcalde, una estatua, una polémica

MOK

El homenaje a Bill Clinton de Díaz Berbel y el caballo sobre el Ayuntamiento de Moratalla se suman con la estatua de Primo de Rivera a los líos esculturales de los alcaldes de Granada

La retirada esta semana pasada de la estatua de López Burgos, un homenaje a José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, de la plaza de Bibataubín apenas es algo novedoso por único. Sí lo es porque supone que hasta el mismísimo Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha tenido que sentenciar la obligación del Ayuntamiento para que cumpla la ley de la Memoria Histórica.

Y quizá lo es por los ríos de tinta que han corrido con forma de polé- mica para envolver a una estatua y a un alcalde que, Granada es así, busca en cada mandato municipal cual piedra de toque un monolito o similar para que el primer edil de turno se retrate. Si una vez fue difícil co- locar una pica en Flandes, ahora es asaz complicado poner una estatua en Granada. Palabra.

Retrocedamos en el tiempo, cuando el siglo XX coleaba. Es el diario IDEAL de 13 de abril de 1999 y en la página cuatro el titular informa que «El Ayuntamiento coloca el monolito a Clinton a pesar del boicot de los vecinos del Albaicín».

Se informa de forma destacada que «el pedestal pesa ochocientos kilos y el nombre del presidente está escrito incorrectamente». El alcalde es Gabriel Díaz Berbel (Partido Popular), y no se anda con chiquitas. A su juicio, los detractores del mencionado monolito «son unos vándalos y no tienen derecho a vivir en esta ciudad». Para que luego digan que el actual primer edil, el también popular José Torres Hurtado tiene sus cosas.

Expresión clintoniana

El caso es que a Díaz Berbel le encantaba la idea del monolito, que buscaba recordar la visita oficial que el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, hiciera a la ciudad. La anécdota es que un joven Clinton universitario, en la década de los años sesenta, visitó Granada y quedó prendado de su puesta de sol.

La polémica surgió porque «La más bella puesta de sol del mundo», en expresión clintoniana, es imposible que sea desde el Mirador de San Nicolás, por su posición, sino que debe ser desde el de San Cristóbal.

La cosa quedó, como tantas otras veces, en agua de borrrajas: mucha polémica, polvareda monumental, humo por doquier y un monolito que, en cuanto el tripartito de Mo- ratalla asumió el poder municipal, quedó para la intrahistoria local como una ‘berbelada’ monumental, siendo las ‘berbeladas’ las meteduras de pata del entonces alcalde, muy ce- lebradas entonces por la oposición y por la prensa local.

Maldición, insistencia o directamente malafollá, el propio Moratalla ya como alcalde tuvo que sufrir la ira de los granadinos cuando dio a conocer el proyecto de reformar la casa Consistorial con motivo de su 500 aniversario, lo que incluía colocar en el tejado una estatua bautizada como ‘El Instante Preciso’. En Graná, ‘El Caballo’.

Una vez más, las crónicas de los periodistas de IDEAL reflejan la agria polémica que suscitó esta idea: «La ubicación de la escultura en la no- che de ayer (un 12 de diciembre de 2002), venía precedida de fuertes discrepancias en el seno del grupo municipal de gobierno”.

“Las últimas horas de ayer fueron un ir y venir de reuniones y contactos al más alto nivel en la cúpula del PSOE. Alrede- dor de las diez de la noche se comunicaba a las agrupaciones locales del partido que el caballo subiría esa no- che. El desencadenante de la decisión se fraguaba la tarde del miér- coles durante una reunión del grupo municipal en la sede del partido».

Y continuaba: «Fuentes del PSOE lanzaron a todo aquel que quiso oír que el alcalde había planteado la retirada del proyecto de la escultura debido al alto coste político en sec- tores ciudadanos. A ello, según las fuentes, el entonces concejal José Antonio Aparicio respondía de forma visceral, indicando que el caballo tenía que ponerse en una fecha concreta, el día 27, y que en caso contrario, dimitiría, y además amenazaba con ‘tirar de la manta’.

Ante esta reacción el alcalde quiso reconducir la situación y tomó la decisión de mantener el proyecto tal y como estaba previsto, para lo que pidió el apoyo de todo el grupo municipal, como así ocurrió».

La crónica terminaba: «El caballo luce ya sus formas de bronce sobre el Ayuntamiento, mientras en el PSOE temen por el coste político que pueda representar. El peso de la escultura caerá, afirman, sobre los votos».

Tres alcaldes, tres esculturas, tres polémicas en las que la ciudadanía ha observado, probablemente estupefacta, cómo la maquinaria administrativa ha intervenido: desde ruegos, mociones, plenos, comisiones, concejalías e, incluso, tribunales como el propio TSJA, para poner o dejar de poner una estatua en Granada en una serie continuada de polémicas esculturales y, con el paso del tiempo, banales.