Etiqueta: ZOna Norte

Zona Norte: Guerra al desempleo en La Paz

galeria-protesta-zona-norte (4)

9 de la mañana.
Plaza de las Provincias, frente a la Iglesia.
Barriada de La Paz.
Zona Norte de Granada.

Juan Heredia, el presidente de la Asociación de Vecinos, y un grupo de padres de familia del barrio, en paro, se dirigen por la carretera de Alfacar hacia el Instituto de Educación Secundaria La Paz. La Junta de Andalucía construye un gimnasio y estos vecinos quieren que les contraten a ellos.

Hay situaciones de tensión. Llega la Policía Nacional y la cosa queda en compás de espera. En La Paz se ha declarado la guerra al paro, al desempleo y esta acción reivindicativa no será la última. Tampoco ha sido la primera.

En los últimos años atesoran una serie de acciones directas que les han dado, en algunos casos, resultados. Conviene recordarlas para que nadie se olvide de lo que ocurre en la barriada de La Paz, donde las familias sobreviven a la crisis con dignidad y solo piden trabajo. Deberían escucharles. Y deberían escucharles ya.

7 de junio de 2009: ‘«Me paso el día pensando qué les voy a dar de comer a mis niños»
Ana y Francisco, de la Paz, forman uno de esos hogares donde no entra ningún salario; y tienen tres hijos a su cargo’

16 de noviembre de 2011: ‘El Ayuntamiento de Granada arregla una docena de calles de la Paz y hace obras en otras ocho’

2 de febrero de 2012: ‘Los trabajos de pavimentación de calles han tenido que suspenderse ante las “coacciones y amenazas” vecinales, que exigen contratar a desempleados del barrio.

8 de mayo de 2012: Lograron entonces sortear un puesto de trabajo, y lo contamos porque, de paso, ‘La Alhambra se quedó sin limpiabotas’. Sortearon un empleo en la zona Norte y le tocó al que abrillanta los zapatos en este entorno turístico.

-9 de marzo de 2013: «Llevo cuatro años parado; pasé de tener 35 personas a mi cargo, a nada». Un desempleado de larga duración de la barriada de La Paz gana en un sorteo un puesto de vigilante que le permitirá cotizar durante un mes.

Y luego, están las maravillas que encierra este precios barrio para que nadie le olvide. Por ejemplo ‘La Paz lucha por no ser invisible’. O cuando, simplemente, en esta barriada de la Zona Norte, ‘La vida es bella’, la historia de una familia de la barriada de La Paz que ha perdido todo tras el incendio de su piso pero que convence a su hija pequeña de que les ha tocado la bonoloto y que están poniendo nuevo el piso.

DEBATE
-¿Qué piensas de sus reivindicaciones?

MÁS INFORMACIÓN
-Galería de fotografías
-La noticia: ‘Los vecinos paralizan la obra en el instituto La Paz de Granada para que les contraten a ellos’

CRÉDITOS
-La fotografía es de Alfredo Aguilar, que también estaba ahí al punto de las nueve de la mañana.

La Plaza de las Mentiras de Almanjáyar

VECINOS DE ALMANJAYAR SE QUEJAN DE VIVIR EN UNA PLAZA SIN NOMBRE

Hay un solar que se enmarca entre la avenida Joaquina Eguaras y la calle Merced Alta en Almanjáyar que busca su nombre. Los vecinos quieren denunciar las carencias y proponen que se llame La Plaza de las Mentiras.

El caso del cartelón informativo que hay en este espacio público es incluso sangrante. El 25 de julio de 2002, hace ya la friolera de once años, se aprobó el proyecto de urbanización, «consistente en la adecuación de dicha plaza que actualmente se encuentra pavimentada con aglomerado asfáltico sin presentar ninguna estructura, por lo que es utilizada como aparcamiento indiscriminado, y que responde a la programación de mejora de las infraestructuras urbanas prevista, así como a las demandas vecinales, cumplimentando todos los requisitos necesarios para su ejecución».

Según el proyecto aprobado aquel año por la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Granada, la urbanización y la construcción de la pista multideportiva tendría un plazo de dos meses y medio con un presupuesto de 95.585 euros. El documento aprobado concreta la procedencia de la financiación y todos los detalles legales. Lo que los vecinos desconocen es que pasó finalmente con el proyecto y la financiación, «porque como puede comprobarse, ni se ha urbanizado ni se ha construido la pista multideportiva».

Los vecinos se han reunido y han decidido denunciar todas estas «injusticias» y van a solicitar al Ayuntamiento de Granada que, para empezar, «nos pongan el nombre que queramos para esta plaza, para ver si ahora se empiezan a resolver los problemas y comienzan a cumplir con su palabra». El nombre que han elegido, de momento, para denunciar su situación, «es el de la Plaza de las Mentiras».

CRÉDITOS
La fotografía es de Ramón L. Pérez

I Love la Zona Norte

I Love la Zona Norte de Granada. No soy el único, conozco compañeros de mi periódico que, desde hace años, recitan al aire y al viento que en este distrito de Granada están las mejores historias de humildad y de compromiso. De sacrificio y perenne fracaso, donde de él solo salen las bases del éxito, del desarrollo y del futuro.

Conozco taxistas que viven del Polígono y editores de cien libros que allí nacieron y ahora están más que orgullosos de  su Almanjáyar. Sé de profesores y políticos, de mujeres maltratadas que huyeron de Málaga y resucitaron en Campo Verde.

Sé de personas sin nombre que trabajan, duro, por compromiso, por ética, algunas otras por moral, por llevar Luz y progreso a zonas castigadas por décadas, plagas del Antiguo Egipto, que recaen una y otra vez sobre ellas.

I Love Zona Norte porque hay testimonio, trastienda y tarea por realizar. Y porque sé que el futuro de lo que seamos capaces de hacer con ellos llevará felicidad a muchos otros rincones.

He visto también las sonrisas en los parques y las miradas difusas. Y también he visto la sana labor de denuncia de realidades cicateras que son terribles y que dentro solo llevan la oscuridad.

Mientras todo esto sucede, vuelve a salir el sol. Y alguien mira a su retoño y sale a currar.

Alguien tendrá que contarlo.

DEBATE
-¿Qué piensas tú de la Zona Norte?
-¿Crees que se corresponde con su mala imagen?
-¿Piensas que se realizan suficientes esfuerzos con estos barrios de Granada?

SOS: o son Servicios O son Sociales o no son nada

SOSLa cuestión es complicada. La crisis lo termina de desbaratar absolutamente todo. To-Do. He estado hablando con Gerardo Goñi, trabajador, padre de familia, dos hijos de 15 y 11 años, una vivienda, heredada de su padre, que al ser aval de la empresa, que quebró como tantas miles en este país, es según cuenta, presa de los bancos.

Ha logrado parar dos desahucios de su vivienda y reconoce, no sin dolor que le desgarra los jirones en los que el alma le bulle todavía, que viven de los trescientos y pico euros que trae su mujer a la casa y de lo que le proporciona el Banco de Alimentos a través de una asociación de parados que han constituido.

Este vecino de Joaquina Eguaras, allá al fondo, en la Zona Norte, buscó ayuda ayer en los Servicios Sociales municipales. Subió hasta el ‘centro amarillo’, como se le conoce al centro, y la funcionaria que le atendió le dio cita para dentro de dos meses “porque mi caso es urgente, sino, no me atenderían hasta Navidad”.

Este testimonio radiografía el drama dentro del drama. El de Gerardo y el de los Servicios Sociales, en permanente estado de recorte.

El PSOE municipal asegura que ya han preguntado en una moción en el pleno y que el equipo de gobierno del PP “no hace ni caso ante el drama”, explica la concejala Jemi Sánchez.

Izquierda Unida denuncia la situación y el concejal Paco Puentedura asegura que “incluso las peticiones urgentes no tienen cita ni para dentro de dos meses”.

El concejal Fernando Egea, del equipo de gobierno de Torres Hurtado, explica que “es al contrario, hemos reducido la lista de espera de atención de tres a dos meses y vamos a poner a tres personas más a trabajar”.

Lo que queda al final es que o son servicios o son sociales o no son nada. No sé muy bien qué pensará Gerardo o qué pensarás tú. Pero el SOS de miles de personas se oye por las esquinas de Granada, que  es también su provincia.