DOCU_IDEAL

-Edad y estado civil: (Sevilla, 1955) Casado con dos hijos.
-Formación Académica: Doctor en Filosofía. Graduado en Teología.
-Profesión: Profesor Titular de Filosofía de la Universidad de Granada. Profesor invitado en universidades extranjeras. Decano de la Facultad de Filosofía y Letras.
-Trayectoria política: Fue secretario de Organización de la Agrupación Granada Norte y miembro de la anterior Ejecutiva Municipal del PSOE de Granada.
-Actualmente:
Miembro de la Coordinadora Federal de Izquierda Socialista del PSOE.
-Militancia:
En el PSOE desde 1993. Afiliado a UGT
-Redes Socales:
– En Twitter: @japtapias
-Su blog: Argumentos
En Wikipedia
—————
El 6 de diciembre de 2009 el periódico IDEAL publicó un perfil de José Antonio Pérez Tapias firmado por Cándida Martínez, compañera de partido, ex consejera de Educación y en aquél momento, diputada nacional. Por su interés, reproducimos el texto íntegro a continuación:

Un filósofo de altura
Su compañera de batallas políticas en el Congreso describe al político como un hombre con una gran pasión: reflexionar sobre la vida

José Antonio Pérez Tapias es un hombre al que se le ve venir. Por su envergadura: es alto, recio, de buena presencia y pinta de bonachón. También por la claridad de sus ideas y la coherencia entre lo que piensa, dice y hace. Es una persona que mira y habla de cara. Bien es
verdad que, a veces, se inclina para oír, no sé si por una incipiente sordera o porque, dada su altura, le cuesta escuchar a los que, con menor estatura, hablamos en voz baja.

Este político granadino, socialista, filósofo, profesor de laUniversidad de Granada, culto y amante de las Letras, nació en Sevilla en 1955. Como tantos jóvenes andaluces vino a Granada para estudiar en su Universidad, y aquí se quedó.

Eso sí, le queda de Sevilla su pasión por el Betis. Estudió a la par Filosofía y Teología, algo que marcaría su trayectoria vital e intelectual, gracias, sobre todo, a profesores de la talla de José Castillo, Juan Antonio Estrada, Pedro Cerezo o Juan José Acero con los que estudió, y con los que más tarde compartiría avatares académicos e intelectuales como profesor en la Facultad de Filosofía y Letras.

Curiosamente sus primeras clases las impartió como sustituto de Pedro Cerezo cuando fue elegido diputado en las listas del PSOE en 1982.

Casado y con dos hijos, se ha convertido en abuelo de un precioso niño que siempre le provoca una sonrisa, y al que suele recordar, sobre todo, cuando el debate político se pone agrio, o cuando un titular de prensa simplifica o distorsiona su pensamiento complejo.

Diputado a Cortes por Granada desde 2007, su inquietud y compromiso social le llevaron, desde joven, a adquirir responsabilidades en el ámbito académico, como vicedecano de
Actividades Culturales en la Facultad de Letras; a implicarse en el movimiento vecinal y juvenil del Barrio de Cartuja, a afiliarse en UGT y a ingresar en el PSOE.

Miembro de la corriente Izquierda Socialista, forma parte de su Consejo Federal. Le gusta recordar su etapa de delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, sobre todo por haber
salvado el Teatro Alhambra o por resolver la sede de la Fundación Francisco Ayala. Aunque también tuvo que lidiar con aquella Plaza deToros subterránea, que le dio más de un quebradero de cabeza.

Se declara cristiano practicante, y sus opiniones al respecto pasan por ser algunas de las mejor sostenidas en el panorama actual entre quienes aúnan militancia de izquierdas con la práctica religiosa habitual.

Tal como pasaba con Fernando de los Ríos, podría definirse como un cristiano erasmista. Con todo, o gracias a todo, su gran pasión sigue siendo la Filosofía, la reflexión sobre el mundo de hoy, su deseo de aportar al pensamiento de la izquierda.

De ahí sus ‘Argumentos contra la antipolítica’ o ‘Del bienestar a la Justicia’. Aportaciones para una ciudadanía intercultural. De ahí sus ‘Claves humanistas para una educación democrática’ que conocieron casi todos los Centros de Profesores de Andalucía, o sus últimas reflexiones sobre un tema de gran calado para el mundo actual como ‘Internautas y náufragos: la
búsqueda del sentido en la cultura digital’.

Resulta admirable su capacidad para desarrollar la actividad como diputado, en las largas horas de debate del Congreso o con sus compañeros en Granada y, al tiempo, publicar de forma habitual sus reflexiones sobre muchos de los temas que conforman la trama de las preocupaciones y expectativas políticas y sociales.

Con un pensamiento bien fundamentado, tiene la virtud de saberlo acercar al gran público en artículos de opinión (por ejemplo en IDEAL), sin olvidar los siempre sugerentes ‘Argumentos’ de su blog.

Si se sigue toda su trayectoria encontramos a una persona abierta al debate, tolerante, buen amigo, amable, que defiende con firmeza y valentía sus posiciones desde el respeto
a la opinión de los demás.

Algunas de sus intervenciones en el Congreso de los Diputados han sido reconocidas como excelentes por su oratoria y sólidas por sus argumentos, sin dejar ese punto de pasión y calor que cualquier discurso parlamentario requiere. Se compartirá o no su forma de pensar, su
opinión o criterio, pero es difícil que, con él, alguien se sienta rechazado por sus ideas.

Es muy probable que a mantener activa y ordenada la cabeza contribuyan sus largas caminatas por la cara norte de Sierra Nevada o la de Baza, a las que frecuenta desde su particular punto de partida: una casa de piedra en un pueblo del Marquesado (en Guadix) que le llevó cuatro veranos construir.

CRÉDITOS
-De la ilustración: Mesamadero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *