Etiqueta: Granada

«Hay gente que está peor que yo»

El jueves entrevisté a Ángel, el granadino que resultó gravemente herido en Madrid. Este es el texto de la entrevista y el audio.

Ángel Moro García, el granadino herido en Madrid el 25S, dice desde el hospital 12 de Octubre que piensa «seguir luchando»

Son las dos de la tarde este pasado miércoles. Rafael Tejero, de 57 años de edad, profesor de Filosofía en el Instituto Padre Suárez y compañero de Ángel Moro García, el herido más grave en los disturbios del 25S en el grupo de Laboral del Movimiento #15M de Granada, hace de ‘puente’ para la entrevista. Ángel perdió su mochila durante la carga policial del martes ante el Congreso de los Diputados. Dentro estaba su documentación y el teléfono móvil. Ahora se recupera lenta y dolorosamente, avanza… y quiere hablar.
Al otro lado del teléfono se escucha un hilillo de voz, pero cargado de convicción. Lo primero que hace es detallar su parte médico. Es directo y conciso: «Estoy jodido tras el patadón en la columna. Ya tenía una lesión de antes en la espalda y me ha jorobado del todo». Sin embargo, cargas policiales a él, asegura que se encuentra «muy animado, porque la gente va respondiendo».

Ha cambiado de tercio sin despeinarse y no está hablando de su estado físico, sino del estado de las protestas: «Todo lo que hagamos es para abrir los ojos a la gente por los recortes… y lo que logremos pacíficamente para que las cosas vuelvan al pueblo, que es el que manda y el que pide». Es lo que realmente le importa. Pero recupera el hilo argumental de su propio arranque y remata su declaración: «Otra cosa es que el Gobierno nos interprete como violentos».
Ángel asegura que ha pasado la noche «fatal», porque los dolores «aparecen y desaparecen».

Pero le falta tiempo para piropear a sus médicos: «Hay muy buen equipo médico aquí –se refiere al centro sanitario en el que está ingresado, el 12 de Octubre–. Me cuidan hasta ocho médicos, porque son lesiones muy importantes». Se refiere a la causada durante la carga policial que le ha afectado «las vértebras 2, 3, y4». Parece sonreír resignado cuando advierte de que «los zapatos de la ‘poli’ son muy peligrosos».

El aspecto médico es fundamental en el caso de Ángel, porque a la patada que dice que le propinó el policía antidisturbios hay que sumarle su historial clínico en el que se refleja que, primero, hace años, ya sufrió un accidente de tráfico. En segundo lugar, este mismo verano, tras caerse sobre un escalón al ser empujado, sufrió una lesión gravísima en la espalda que le mantuvo en silla de ruedas y en rehabilitación en el hospital de San Rafael de Granada.

Por estas razones, aunque manifiesta que quiere «volver pronto a Granada, este domingo a ser posible», está pendiente de los cirujanos, «que tienen que valorar la decisión de darme el alta, porque es una zona delicada entre las vértebras. Es una zona crítica».

–¿Ahora se tomará la vida con algo más de tranquilidad?
–¿Más tranquilidad? Desde hace tiempo la vida me la tomo con más tranquilidad, pero por supuesto que voy a seguir luchando. Pacíficamente. Con perseverancia y teniendo en cuenta que hay gente que está peor que yo.

 

 

De Ryanair a Hispania Airways

Era como una espinita. No es que sea gran cosa pero ahí está, jorobando bien jorobado y, hasta que uno no se la saca, parece como que no ha hecho nada. Sebastián Pérez, guante de seda y puño de hierro, le escribía Antonio Cambril, se la ha sacado exactamente así.

Mis amigos del Partido Popular me dijeron que la presentación de este lunes de Hispania Airways era un secreto a voces. Todo el mundo lo sabía, de hecho. El propio Sebastián Pérez no sabía ni cómo contenerse, por lo que significa para él de victoria política y le da aire para comenzar este curso con potencia, nunca mejor dicho, de vuelo; y autonomía de combustible. El curso será duro, durísimo. Y hay que dosificar el éxito de esta gran noticia para Granada, que sin duda lo es.

Fue en el último pleno de la Diputación. Se le escuchó a Sebastián Pérez decirlo claro y alto. «No seré yo el que se saque una foto con ése». ‘Ese’ es el dueño de Ryanair, Michael O´Leary, el que sonríe y levanta el dedo entre -¡qué tiempos!- Antonio Martínez Caler y Gabriel Cañavate en la escalerilla del primer Ryanair que aterrizó por estos pagos de la Alhambra.

Es así como uno recuerda el pulso que mantuvieron Diputación cuando era del PSOE con el Ayuntamiento del PP, ahora y siempre, secula seculorum, parece de momento, por las subvenciones que imponía Ryanair para operar en Granada y que fueron la causa última para dejarnos plantados.

Por eso, ayer, tanto el alcalde Torres Hurtado como el presidente de la Diputación dejaron claro que el presidente de Hispania Airways «es un empresario», «viene a lograr beneficios», «no nos ha pedido dinero». Por tanto, pudieron confirmar ayer que «a los granadinos no les costará dinero en subvenciones», con lo que la espinita terminó de salir.

El PP tiene así desde el 6 de diciembre que saldrá el primer vuelo de Hispania Airways a Roma, su dosis de aeropuerto internacional y además, dicen, sin subvenciones. Las lenguas de doble filo, que las hay y largas me dicen mis amigos del PP, es que una cosa es que no haya subvenciones y otra que no nos cueste dinero, «porque la promoción que se le va a hacer a Hispania Airways va a ser generosa».

Puede que sí, puede que no. Pero que se venda Granada en los destinos turísticos me parece una idea que siempre es buena. Lo que se pide, con esto de la crisis que no cesa, es que se racionalice la inversión, se hagan públicos los objetivos y, al final, viva la transparencia, podamos juzgar los resultados.

Por lo demás, enhorabuena al alcalde y al presidente de la Diputación y un reconocimiento explícito al empresario que es Luis Araque por convertir de nuevo Granada en una puerta internacional.

El cabo del miedo

Más allá del argumento, el caso de Rosa Cobo Román, supuestamente asesinada a hachazos por un antiguo cliente, Policía Local en excedencia, recuerda con demasiada proximidad a la película en la que Robert de Niro y Nick Nolte dan vida a un ex convicto y un abogado en una película tenebrosa, procaz y completamente desasosegante.

En la cinta, al final, el abogado encarnado por Nick Nolte, aterrado, trata de huir perseguido por Robert de Niro, que pretende tomarse la justicia por su mano. Más allá del final de la película y del caso que es noticia estos días en Granada por su tremendismo, la protagonista que fue enterrada ayer, Rosa Cobo Román, también tenía miedo al fin y al cabo.

La violencia de género, machista, acoso, o como queramos definirla se ha vuelto a cobrar una víctima en un episodio más que logra hacernos temer las profundidades oscuras que anidan en el interior del ser humano.

La pregunta es si el sistema judicial y social puede evitar que un solo caso más de este género vuelva a repetirse. Los propios compañeros de la fallecida tienen dudas. El Foro Independiente de Abogados de Granada es un clamor al respecto.

Por poner un ejemplo, una compañera de Rosa Cobo Román ha escrito: «Como todos vosotros, ¡ Estoy indignada!. No puede ser que en menos de un año hayan muerto dos compañeros asesinados por sus clientes. Y todos conocemos casos de compañeros acosados, Así que yo propongo que entre todos hagamos llegar a nuestros respectivos colegios, una solución y que se eleve a propuesta de nuestros colegios una modificación del C.P. que castigue el acoso al letrado como Delito y que inmediatamente se conceda órden de alejamiento».

Otro compañero más, opina: «Indignación, rabia, repulsa y odio es lo que siento. Esto es una verguënza. Para qué están los Colegio de Abogados? Compañeros hay que hacer algo, la pasividad no lleva a ninguna parte!!!. Te queremos Rosa.Te envío un abrazo muy fuerte allá donde estés».

Por destacar una opinión más: «Hago mío vuestro dolor, compañeros. Me concedieron un Auto de Alejamiento respecto de un cliente y viví meses aterrorizada.
Debemos reclamar más apoyo de nuestros Colegios Profesionales cuando nos persiguen y acosan por ejercer nuestra profesión».

¿Crees que los abogados están suficientemente protegidos para ejercer sus competencias profesionales?