(Agosto Día 6)

Cuando era pequeño, en esa edad maravillosa que me gusta describir como la de Tom Sawyer y Huckleberry Finn, donde todo es aventura y emoción, pero es también cuando no conoces la pasión ni el amor, eso llegará, vaya que si lo hace, de un día para otro, pero no es el momento todavía. Decía que cuando era pequeño, justo antes de entrar en la adolescencia, lo que más me gustaba era el fútbol y el balonmano, el frontón y el tenis, todo lo que se podía hacer en la playa, desde palas a otra vez fútbol, nadar y bucear, saltar de los trampolines de la bahía, y correr por la arena. También adoraba leer a Los Tres InvestigadoresEl Club de los Siete Secretos.

Y si me daba por imaginar, tenía tres planes en mi vida. Me imaginaba siendo un pirata del Caribe o a las órdenes de Sandokan en el Mar de China, con Yáñez y Giro Batol como compañeros de andanzas. Otra idea era ser Mosquetero del Rey. Lo del ‘Todos para Uno y Uno para Todos’ me resultaba terriblemente atractivo. Y, además, los mosqueteros tenían mucho de pendencieros, de amantes del vino y la buena mesa y eran socarrones, lascivos y lujuriosos. Y tremendamente efectivos en eso de meterse en líos.

Quedaba otra posibilidad. Maravillosa. Ser pistolero en el Salvaje Oeste. Manejar el Colt 45 o la escopeta con rapidez fulminante. Todo el universo del Far West estaba lleno de aventuras, amores y traiciones, de desiertos que atravesar y de bandadas de indios cherokis y apaches dispuestos a raparte la cabellera a la menor ocasión. Mataba yo, además, que no había probado todavía el alcohol, por entrar por las puertas del Saloon, acodarme en la barra y pedir un whiski doble.

Tengo que agradecer, eternamente, a Arturo Pérez Reverte, que gracias a su cráneo, ahora, hoy, cualquier chaval pueda sumar a los piratas, mosqueteros y pistoleros la posibilidad de recorrer el mundo de la literatura y la historia de la mano del tercio Viejo de Cartagena, con el Capitán Alatriste y Sebastián Copons. Con toda la panda de soldados antiguos y nuevos que recorrieron el mundo llevando la Gloria de España por todo el Imperio en el que de tanto no ponerse el Sol se quedó en la Sombra. Pero ahí están, todas las aventuras que soñé de pequeño. Mezclados con la historia y los mundos, las naves y las tierras, la aventura, el honor, la vida.

Os dejo con la escena final de la película Alatriste, la que cuenta la batalla de Rocroi. La puedo ver horas seguidas, magnífica secuencia que retrata al milímetro lo que fue, será, es, lo que pudo ser, lo que siempre es, también. Cuando los franceses les ofrecen una rendición con honor, Alatriste, tras dar medio paso al frente para acomodar la postura de combate, sujetar a Sebastián Copons que se cae por el peso de las heridas: “Decirle al señor Duque de Enghien que agradecemos sus palabras… Pero esto es un Tercio español“.

RECOMENDACIONES
Los Tres Investigadores. Tienen su cuartel en una chatarería con entrada secreta. ¿Se puede pedir más?
-Las Aventuras de Sandokan. El Tigre de la Malasia.
El teniente Blueberry. La mejor serie de tebeos del Oeste, de Moebius.
Breve Historia de España, de Fernando García de Cortázar. De “Breve historia de España” se ha dicho que es el best-seller más importante de la historiografía española en los últimos años. Un admirable dominio del arte de la síntesis, un estilo ameno y directo y la reivindicación de la realidad histórica de España dan razón de la popularidad del libro, que ha conocido numerosas reimpresiones y se ha visto traducido a las más importantes lenguas extranjeras. Desde su aparición, la obra ha mantenido intacto su vigor gracias a sus periódicas actualizaciones. Esta nueva edición amplía sus páginas para incorporar la reflexión sobre los últimos acontecimientos y mantener el compromiso de los autores de llevar al presente la reflexión histórica, llamando a las cosas por su nombre.
La Batalla de Rocroi. La ilustración: Rocroi, el último tercio, por Augusto Ferrer-Dalmau (2011)

NUEVA SERIE DE VERANO:
-31 días de Agosto / #31diasdeagosto
-La idea es recomendar rodeado de palabras con algún que otro sentido las canciones, textos, lecturas, libros, poemas, cómics, paisajes, palabras mientras agosto sigue pasando las hojas del calendario.
-Puedes participar con tus recomendaciones a través de los comentarios, con la etiqueta #31diasdeagosto en Twitter y Facebook

UNO A UNO
Son como hormigas (Agosto Día 1)
Desde el Infierno (Agosto Día 2)
Donde todo empezó (Agosto Día 3)
Bajo la sombrilla (Agosto Día 4)
Flores en la cabeza (Agosto Día 5)
Estos es un Tercio español (Agosto Día 6)

8 Comentarios en 31 días de Agosto: Esto es un Tercio español

  1. Salvo que la mayúscula venga exigida por la puntuación (a comienzo de texto o después de punto), los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben en español con minúscula inicial.

7Pingbacks & Trackbacks on 31 días de Agosto: Esto es un Tercio español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *