Ahí lo tienes. Feo, calvo, sin especial glamour, carisma o elegancia. No pasa nada. A Nick Hornby solo tienes que leerle. Nick Hornby es un escritor británico, nacido el 17 de abril de 1957 en Redhill, Surrey. Profesor de literatura inglesa licenciado en Cambridge, empezó colaborando como periodista en publicaciones como The Sunday Times, The Independent y como crítico de música para The New Yorker. Suyas son novelas de éxito como Alta fidelidad, Un gran chico y Fiebre en las gradas entre otras. Esta última novela ganó el premio William Hill Sports Book of the Year en 1992. Alta fidelidad fue llevada al cine por Stephen Frears.

Pero Nick es algo más. Es como de la familia. A finales del siglo pasado su novela, Alta Fidelidad, pasaba de mano en mano, boca a boca. En aquellos tiempos en los que solamente utilizábamos los móviles para hablar por teléfono y mandar mensajitos, Alta fidelidad se viralizó y se globalizó. Y, además, es una novela que nos llegó a nosotros, los chicos, de manos de las chicas. Esto es, ELLAS nos lo recomendaron. Teníamos treintaytantos y las historias de amor del protagonista nos enamoraban. La música nos enamoraba. Y todavía grabábamos cintas de casete para nuestra chica y le escribíamos, nerviosos, cartas a su ciudad. Luego, todo se fue al traste. Pero al menos, lo vivimos. Recuerdo el estreno de la película en Granada, en los multicines de la plaza de Gracia. Nos fuimos toda la pandilla y estábamos como un poco furiosos, emocionados, muy nerviosos. Compréndelo, llevaban al cine La Novela por excelencia, la historia de la que hablábamos a todas horas y recomendabamos a todo quisqui. Y la peli funciona bien. Y, además, resiste el paso del tiempo.

Acierta la película a recrear la disquería de vinilos como centro neurálgico de la acción. Esas disquerías que en la década de los años noventa vimos desaparecer por los cedés. Esa disquería era nuestro lugar en el mundo. Era un sueño por cumplir. Era divertida pero también era bonita. Estaba llena de música y tenías el poder. Era fantástica. Vamos a poner una, diablos.

La he vuelto a ver y me ha dado un ataque de nostalgia tan grande que solo me queda recordar mi escena favorita, cuando, al final, Jack Black se pone a cantar el Let’s get in on de Marvin Gaye. Cuando Rob se esconde detrás de Laura porque está aterrado con lo que puede hacer su compinche de la disquería sobre el escenario. Pero cuando empieza la banda el tipo flipa, se yergue, empieza a llevar el compás con las manos, y se besa con su chica en mitad del bar. Algún día igual me pasa a mí.

I’ve been really tryin’, baby
Tryin’ to hold back this feeling for so long
And if you feel like I feel, baby
Then, c’mon, oh, c’mon
Let’s get it on
Ah, baby, let’s get it on
Let’s love, baby
Let’s get it on, sugar
Let’s get it on
We’re all sensitive people
With so much to give
Understand me, sugar
Since we’ve got to be here
Let’s live
I love you
There’s nothing wrong with me
Loving you, baby no no
And giving yourself to me can never be wrong
If the love is true, oh baby
Ooh don’t you know how sweet and wonderful life can be ooh
I’m asking you baby to get it on with me ooh ooh
I ain’t gonna worry
I ain’t gonna push, won’t push you baby
So c’mon, c’mon, c’mon, c’mon, c’mon, baby
Stop beatin’ ‘round the bush, hey
Let’s get it on
Let’s get it on
You know what I’m talkin’ ‘bout
C’mon, baby
Let your love come out
If you believe in love
Let’s get it on
Let’s get it on, baby
This minute, oh yeah
Let’s get it on
Please, please get it on
I know and you know what I’ve been dreaming of, don’t you baby?
My whole body makes that feelin’ of love, I’m happy
I ain’t gonna worry, no I ain’t gonna push
I won’t push you baby, woo
C’mon, c’mon, c’mon, c’mon, c’mon, darlin’
Stop beatin’ ‘round the bush
Oh, gonna get it on
Threatenin’ you, baby
I wanna get it on
You don’t have to worry that it’s wrong
If the spirit moves ya
Let me groove ya good
Let your love come down
Oh, get it on
C’mon, baby
Do you know the meaning?
I’ve been sanctified
Girl, you give me good feeling
I’ve been sanctified
Oh dear I, baby
Nothing wrong with love
If you want to love me just let your self go
Oh baby, let’s get it on

Recuerda. Hay que besarse más. Y en verano, mucho más

Todos los posts de #31diasdeagosto
-Día 1: Los 400 golpes
-Día 2: A todo gas
-Día 3: The Motorcycle Boy Reigns
-Día 4: On the road
-Día 5: Trece Rosas
-Día 6: Easy rider
-Día 7: The Last Waltz
-Día 8: Martin Rock and Roll Scorsese
-Día 9: Travis, Luke, Beatrix, Catherune y Léon
-Día 10: Natalie
-Día 11: BB
-Día 12: París
-Día 13: Sex
-Día 14: Un Negroni
-Día 15: Poke
-Día 16: Moloko
-Día 17: Tarantino Sound

3 comments on “31 días de agosto: Nick (Día 18)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *